'¡MARKOLINO TOCA COMO BEETHOVEN!'


Entre el álbum "The Alexander Review" (1975) y "Salsa Brothers, Miami Sessions" (1985)

Era el invierno de 1975 y Mark Alexander Dimond (apodado Markolino) había terminado la grabación que, años más tarde, sería considerada su obra magna: El álbum 'Beethoven's V' (1975).

Markolino era un músico inquieto, capaz de soltar un solo de piano extenso y hacerle creer a la audiencia que lo escuchado era producto de la participación de tres pianistas a la vez, cada uno dando lo mejor de sí, jugando sobre las teclas sin piedad.

Para entonces, Markolino, con su espíritu irreverente, había impuesto un estilo genial y distinto de tocar el piano. Le demostró a sus colegas de la época que siendo autodidacta y con tan solo 25 años, era capaz de elaborar arreglos muy complejos, extravagantes y cargados de swing, propios de un digno representante de la salsa Neoyorquina y subterránea de los años setenta.

La ferocidad de sus arreglos llevaba el ADN del Lower East Side, el barrio en el que nació, lo que lo convertía en un músico con identidad, un adelantado a su época; sin embargo su  vida personal era un caos.

Markolino se inició en el uso de la heroína aproximadamente en 1966, cuando tenía 16 años. Ya para 1975 había probado todas las sustancias ilícitas que circulaban en las calles de Nueva York. Su adicción a las drogas lo había metido en múltiples líos que lo llevaron a perder contratos e incluso a ser expulsado de varias bandas, ganándose así la fama de drogadicto, estafador y callejero.

Pero al margen de sus excesos, la música le permitió no hundirse por completo en el mundo de las drogas. Semanas después del lanzamiento de 'Beethoven's V' (1975), con el que se consagró como arreglista, emprendió un nuevo proyecto musical para el mercado anglo al que llamó "The Alexander Review" (1975), una producción de Funk/Soul y Funk-Disco, que salió al mercado con el respaldo del sello Vaya Records y que contó con la colaboración de músicos de la talla de Ray Maldonado, Eddie 'Guagua' Rivera, Barry Rogers y su amigo personal Andy Harlow. Para dicho proyecto Markolino escribe y canta todos los temas. Sin embargo, el material no obtuvo la aceptación del público, lo que causó profunda decepción en él.




Algunos meses después, fue convocado por Frankie Dante para tocar el sintetizador en el disco "Los Salseros de Acero" (1976) en el que apenas se distingue su participación. Al término de la sesión de grabación de este disco, Markolino cogió sus cosas y desapareció por casi diez años.

Durante ese tiempo de silencio musical, tocó fondo con las drogas. El vicio lo llevó a perder el apartamento en el que vivía obligándolo a buscar refugio en las calles. Tocó el piano en algunos clubes nocturnos de Nueva York para financiarse el vicio y se mudó a un motel de mala muerte con una de sus novias, una prostituta afroamericana. En algún momento, entre 1977 y 1979, contrajo sífilis y a inicios de los 80, al verse en la miseria, terminó hundiéndose en la depresión.


Markolino creció en una familia disfuncional, se crió solo con su madre, una trabajadora del departamento de bienestar social de la ciudad de Nueva York y su hermana mayor, estudiante de enfermería; su padre, cubano de nacimiento y marinero mercante de profesión, no estuvo presente durante su vida y aunque este hecho puede parecer irrelevante, en la vida de un bribón como Markolino, lo cierto es que su ausencia produjo en él vacíos que intentaba llenar con drogas.

En 1984, ahogado en problemas, enfermo y hambriento, Markolino, buscando cambiar su destino, recogió algo de ropa y viajó en bus a Miami. Ya en la ciudad, el jueves 22 de noviembre de 1984, se apareció frente a la puerta de Andy Harlow, su amigo de la infancia,  y le  pidió ayuda. Era la noche del Día De Acción de Gracias y Andy trabajaba en un proyecto personal junto a su hermano Larry Harlow.

Según cuenta el flautista, Markolino fue a buscarlo y le pidió trabajo, al parecer la noticia del proyecto que cocinaban los hermanos Harlow hizo eco en Nueva York, lo que motivó que Markolino viajara a pedirle ayuda.

Los últimos meses fueron para él bastante duros, estaba en bancarrota y no tenía donde dormir. Andy para ayudarlo, lo alojó unos meses en un motel de la Calle 8 y le compró un piano para que pudiera escribir los arreglos del proyecto en el que trabajaban los hermanos.

Iniciada la primavera de 1985, se llevó a cabo, en menos de una semana, la sesión de grabación del disco "Salsa Brothers, Miami Sessions" (1985) en el que debuta cantando y tocando las congas el nicaragüense Luis Enrique. El disco contó con los arreglos magistrales realizados por Markolino Dimond quien también ejecutó el piano de manera soberbia.



Luego del lanzamiento, Markolino realizó algunas presentaciones con Andy Harlow para promocionar el disco. Un día, cogió el dinero que había ganado, vendió el piano que le compró Andy y se marchó a California.

Durante el tiempo en que Markolino estuvo alejado de la música se dedicó a buscar a su padre hasta que logró hallarlo, por eso reunió todo el dinero que pudo y viajó a Palo Alto, al norte de San Francisco, para reunirse con él.

Encontrar a su padre, fue motivante para Markolino. Según cuenta Andy Harlow, una vez instalado en San Francisco consiguió un trabajo en una tienda de pianos en un centro comercial y decidió alejarse de las drogas.

En el otoño de 1986, mientras Markolino tocaba el piano en la tienda, se desmayó sobre los teclados y empezó a convulsionar víctima de una Neurosífilis: una infección bacteriana que afectó su cerebro producto de la sífilis que contrajo en el pasado y que nunca trató por desconocimiento, tenía apenas 36 años e intentaba enderezar su vida.

Varios meses después de su muerte, Andy Harlow recibió una carta proveniente de la hermana de Markolino quien le comunicaba el deceso del pianista, Andy respondió la misiva enviándole a su madre una copia del último trabajo que realizó con su hijo, esa fue la última vez que supo de ellas.

No se conoce con exactitud la fecha de la muerte de Markolino Dimond, sólo el año. Se presume que fue enterrado en Palo Alto donde vivió con su padre, pero nadie se ha tomado el tiempo de buscar su tumba. Lo triste del asunto es que  tampoco se conoce su fecha de nacimiento. Markolino sobrevivió los últimos años intentando reconstruir su vida, sin imaginar que, varios años después, se convertiría en un gran ídolo de la salsa.


Tal vez nunca alcancemos a imaginar lo que habría sido capaz de dar un músico de la talla de Markolino Dimond quien, a pesar de sus turbulencias y excesos personales, a tan corta edad, nos ha dejado un legado musical impresionante donde demuestra gran capacidad para hacer música.

Historia basada en entrevista realizada a Andy Harlow concedida para este blog en agosto del 2019.

3 comentarios:

  1. Que bien por tus aportes, amenos e interesantes.Cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Cris, excelente la información, grandes saludos y mi admiración por la búsqueda de la historia de nuestra amada Salsa

    ResponderEliminar