'Live In Quad' (1974): EL DISCO QUE LARRY HARLOW GRABÓ EN LA CÁRCEL


Al filo del año 1973, el pianista Larry Harlow recuperaba su protagonismo en la escena musical. La salida de su entonces cantante, Ismael Miranda, había hecho tambalear su orquesta. Sin embargo, con la llegada de Junior González, por recomendación del propio Miranda, la agrupación comenzó a recuperar su sitial. González encajaba como tuerca en la máquina musical del "Judío Maravilloso".

Ese año, en pleno auge de la salsa y ya consolidado como pianista de Fania All Stars, Harlow sorprendió a todos al realizar la primera ópera prima en la historia de la salsa: "Hommy: A Latin Opera". Posteriormente, lanzó al mercado la producción "Salsa", ambas con excelentes comentarios.

Para entonces, la legendaria cárcel de Sing Sing había dejado de usar la siniestra silla eléctrica para realizar sus ejecuciones y, como forma de contrarrestar un nefasto pasado, habían decidido realizar jornadas culturales. Así que teniendo como precedente el genial concierto realizado un año antes por la orquesta de Eddie Palmieri, se coordinó para que Harlow y su agrupación actuaran en la prisión.

Vista de la cárcel de Sing Sing
Harlow, todo un visionario, armó su plana musical y trabajó una producción histórica y magistral, experimentando con formatos rítmicos en los que juntó la potencia del sonido de trombones y trompetas con violines, pero manteniendo el clásico sabor de los conjuntos y sin dejar de sonar moderno. Los temas seleccionados para la presentación fueron en su mayoría composiciones de su ídolo el cubano Arsenio Rodríguez. De esa forma, el espectáculo garantizaba desde sus inicios un gran trabajo orquestal, cargado de swing y energía.

La actuación de aquella tarde del 16 de enero de 1974 arrancó con el clásico "Señor Sereno", inicialmente interpretado por Ismael Miranda pero esta vez cantado magistralmente por Junior González.

De ahí en adelante los asistentes vibraron con el solo académico de timbal de Nicky Marrero; el poderoso swing de la sección de vientos compuesto por Reynaldo Jorge, Ralph Castrella y Charlie Miller; el piano frenético de Larry Harlow; la percusión intensa y brillante de Pablito Rosario en el bongó; Tony Jiménez en las congas; y el sabroso solo de bajo y violín ejecutado por "Guagua" Rivera y Lewis Kahn, respectivamente.

Larry Harlow descargando en el piano

La voz privilegiada de Justo Betancourt, apoyada en el coro por Adalberto Santiago, representó una mezcla de la clásica Cuba zurcida a la salsa dura neoyorquina afianzada a principios de los años 1970, una combinación que hizo delirar a la audiencia desde las primeras notas musicales.

La legendaria prisión de Nueva York volvió a ser testigo del poderío de la salsa. El imponente acorde de la orquesta de Harlow quedó grabado con sonido cuadrafónico en el álbum doble "Live in Quad" (1974), considerado el primer disco de salsa en ser grabado en este formato con exquisita nitidez.

La carátula fue creada por el artista puertorriqueño Charlie Rosario, quien diseñó la tapa sobre láminas de cobre y aluminio donde talla la cara del pianista sobre la cabeza del diablo. Es la única carátula de la salsa creada en este material. El elepé se distribuyó en el mercado con una réplica de esta carátula realizada en cartón. El original de esta obra de arte lo guarda celosamente Larry Harlow, lo que hace especial a esta producción que este año cumplió 45 años de lanzamiento. 

Contraportada del disco 'Live In Quad' (1974) tallada sobre láminas de cobre y aluminio
Parte interna del disco 'Live In Quad' (1974) en la que se representa a toda la orquesta de Larry Harlow

4 comentarios:

  1. Excelente reseña, también canto en este disco Justo Betancourt, Felicidades

    ResponderEliminar
  2. Larry nos ha regalado sendas joyas musicales!! y esta carátula del disco es otra joya! Excelente publicación Chris.

    ResponderEliminar